REGALAMOS EL ENVÍO - 48 HORAS EN LA CDMX - 3-5 DÍAS EN EL RESTO DE MÉXICO

Skincare y sustentabilidad

Cuando hablamos de skincare en ocasiones podemos pensar en aquellas rutinas que necesitan 13 pasos, en los tocadores llenos de productos, y en mucho, mucho desperdicio. Afortunadamente esta realidad ha ido cambiando poco a poco. Hemos tomado mucha mayor consciencia sobre nuestro impacto ambiental y sobre la responsabilidad de las marcas de skincare que consumimos.

Empaques eco friendly

¿Cómo contamina el skincare?

Uno de los contaminantes principales del skincare son los empaques. El uso de plásticos, microplásticos y empaque de un sólo uso además de no ser reciclables o biodegradables, no son desechados de forma correcta.

Una de las grandes soluciones y propuestas que han hecho las marcas de skincare, y a la que nos sumamos en Meteca, es al uso de frascos de vidrio reutilizables. Cuando no podemos dejar de consumir ciertos productos, en este caso productos de uso diario y de cuidado, lo mejor es alargar la vida de la mayor parte de la materia. Es decir, los frascos de vidrio, además de que son reciclables, también pueden ser reutilizados un sin fin de veces.

Serum

Ingredientes naturales

Los productos de cuidado para la piel que utilizan productos naturales son mucho más beneficiosos que aquellos que únicamente están hechos a base de productos químicos. Pero no es lo único, ya que pueden existir marcas que utilicen productos naturales y estos provengan de proveedores no certificados que pueden estar dañando más al medio ambiente con prácticas dañinas.

Existen distintos tipos de certificaciones que nos ayudan a saber que el origen de los ingredientes no está dañando al planeta. Incluso hay quienes, como Meteca, son transparentes respecto al origen de sus ingredientes y aunque no haya certificación, existe una relación de trabajo profundamente cercana con los proveedores, quienes en la mayor parte de estos casos tienen producciones muy pequeñas.

Crema hidratante

Cuando hablamos de sustentabilidad, es importante saber que cada pequeña acción suma y que los cambios que tiene una sola persona puede abrir distintas conversaciones en nuestros círculos sociales que inviten a otras personas a sumarse a esta responsabilidad con el planeta.