REGALAMOS EL ENVÍO - 48 HORAS EN LA CDMX - 3-5 DÍAS EN EL RESTO DE MÉXICO

Tipos de piel: ¿sabes cuál es el tuyo?

Existen distintos tipos de piel y aunque muchos no lo sepan, es importante conocer cuál es el nuestro para lograr tener una rutina de skincare saludable que cubra nuestras necesidades.

Es cierto que hay puntos comunes. Todas las pieles requieren hidratación y nutrición. Además, todas las pieles reaccionan mejor a los ingredientes naturales que a las sustancias químicas.

Sin embargo, cada tipo de piel requiere cosas diferentes y reacciona de maneras diversas a los productos que nos aplicamos. No todos nos sirven, y si no conocemos nuestra piel podrían afectarnos mucho más que ayudarnos. Nuestra piel, como el resto de nuestro cuerpo y mente, está en constante cambio. El clima, las temporadas y la edad provocan que nuestro tipo de piel evolucione. Nuestro propósito aquí es ayudarte a descubrir tu tipo de piel en este momento, pero te invitamos a que hagas el ejercicio siempre que sientas que tu piel ha evolucionado.

Tipos de Piel

Aquí te contamos los cuatro tipos de piel más comunes.


Tipo de piel seca

Se caracteriza por parecer agrietada y áspera. Esto ocurre por una producción menor de sebo, carece de hidratación y de lípidos que retienen la humedad. A veces puede provocar descamación y resaltar las líneas de expresión o arrugas naturales.

Para ayudar a tu tipo de piel seca es recomendable usar cremas hidratantes. Te recomendamos exfoliarte el rostro al menos una vez por semana para eliminar la piel muerta. Los serums son tu aliado ideal para complementar la hidratación y que se mantenga por mayor tiempo durante el día y la noche.

Te recomendamos: Crema Facial de Día Equilibrante y Serum de Noche Regenerador

Crema Hidratante

Tipo de piel grasa

La piel grasa es el polo opuesto de la seca: se caracteriza por la producción excesiva de sebo. Puedes tener poros más grandes, brillantez alrededor del rostro y una sensación grasosa a lo largo del día. Esta piel es más propensa al acné por mezclar la grasa y la suciedad del ambiente que se almacenan en los poros y provocan granos.

Un error común es eliminar la hidratación y lavarse el rostro en exceso. Busca productos antibacteriales y no le huyas a los aceites. Lava tu rostro máximo dos veces al día y no dejes de hidratarte, es importante aportarle balance a tu piel.

Te recomendamos: Crema Facial de Día Equilibrante y Serum de Día Tonificante

Serum

Tipo de piel normal

La piel normal es el sueño de todos: poros pequeños, irritación mínima y equilibrio con la grasa natural. Es la piel más fácil de cuidar, pero no puede ser abandonada. Tener una rutina de skincare que brinde limpieza, exfoliación e hidratación es importante.

Te recomendamos: Kit completo Meteca

Crema Hidratante 

Tipo de piel mixta

Es probablemente la más común. Está compuesta por la piel normal-seca y la grasa. Se divide en exceso de grasa en la zona T (frente, nariz y mentón) y resequedad en las mejillas. Tus poros en la nariz, frente y mentón tienden a ser más grandes y el resto de tu rostro puede ser más sensible a la irritación.

Tu rutina debe tener productos que te aporten la hidratación necesaria para mantener el balance entre el exceso de sebo y la falta de. Procura lavar profundamente tu rostro con agua tibia antes de aplicar cualquier producto.

Te recomendamos: Crema Facial de Día Equilibrante